Chuquicamata Subterránea: El despertar de un gigante minero de clase mundial hacia la modernidad



Con fecha 14 de Agosto de 2019 el mundo fue testigo de la puesta en marcha de la nueva mina subterránea Chuquicamata. Nos referimos, a una de las operaciones mineras más ambiciosas de los últimos años, la misma que a la fecha es considerada única en su género. Decimos esto, porque se trata del proyecto de minería subterránea más grande, ambiciosa y titánica, una verdadera joya de ingeniería minera. El objetivo de este proyecto, fue el convertir una de las minas más grandes y antiguas de cobre de Chile en una fastuosa operación moderna y sustentable del mundo. Vasta recordar, que este magno proyecto se llevó a cabo sobre la base de la otrora mina a tajo abierto Chuquicamata que ya no era rentable.

Es en ese momento, que se pensó adaptarla como operación subterránea para facilitar la extracción de minerales al interior de la tierra con tecnología “Block Caving”, método que explicaremos en las siguientes líneas[1]. Es así, que el inmenso potencial geológico de la mina y la opción de extender su vida útil fue el gran disparador que condujo a los directivos de este gigante mundial cuprífero a diseñar otro mecanismo más eficiente y óptimo de explotación del yacimiento.Un dato valioso que consideramos crucial compartir, es que este proyecto considera como método de extracción la explotación minera por medio de macro bloques, con el proceso de extracción “Block Caving[2], en una mina subterránea que comprende cuatro niveles de producción; un túnel de acceso principal de 7,5 kilómetros; cinco rampas de inyección de aire limpio, y dos piques de extracción de aire, entre muchas otras obras.

De hecho, se trata de un proyecto inédito y muy audaz. Hasta la fecha, no se encuentran reportes de otro proyecto de estas especiales características. Según se muestra en los datos históricos, esta mina viene operando durante más de 104 años razón por la cual su modernización y cambio tecnológico resultaban necesarios[3]. En este punto, cabe resaltar que en Agosto del año 2019, Codelco inauguró este proyecto emblemático y titánico con mucho entusiasmo. Lo fundamental de esta transformación operativa y tecnológica de la mina Chuquicamata (a tajo abierto) a una mina Subterránea, es que se pudo aprovechar un activo en operación con gran potencial para transformarlo en una mina sustentable, eficiente y con gran capacidad de producción bajo estándares modernos y mecanismos de última generación.

Este suceso tan trascendental, representa un gran hito para el sector minero chileno, considerando la condición de otros yacimientos del país; Los mismos que se encuentran en operación desde hace muchos años atrás y que podrían requerir  modernizarse en algunos años para poder estar en condiciones de aprovechar al máximo su potencial minero y sus reservas. De esta forma, y de producirse un gran salto cualitativo y competitivo de la minería chilena a la modernidad, eficiencia y sustentabilidad, ello podría ser muy provechoso y productivo, ya que existen grandes perpectivas de desarrollo minero en Chile[4].

Siguiendo este orden de ideas, es de destacar que este proyecto en operación incrementó casi 40% la productividad esperada[5]. Se estima, que la operación minera pueda producir alrededor de 61 toneladas métricas finas (tmf) por persona hacia el 2025, comparada con las 44 tmf/persona que actualmente tiene la División Chuquicamata. Otro aspecto positivo que debemos resaltar, es que este coloso minero, cuenta con reservas de casi 1.028 millones de toneladas de mineral de cobre (ley de 0,82%). Se ha proyectado que este coloso pueda producir alrededor de 320 mil toneladas de cobre fino anual hacia el 2026, una vez implemantadas todas las obras de ingeniería previstas. Otro elemento que debemos resaltar, es el hecho de que esta obra subterránea cuenta con tres niveles de profundidad[6].

Al mismo tiempo, con todos los mecanismos de producción eficiente se viene aumentando el consumo hídrico y reduciendo anualmente el consumo de combustible diésel desde 75 mil metros cúbicos (m³) a una cifra entre 2, 000 y 15,000 m³. Un aspecto que queremos subrayar, es el hecho de que mientras se viene operando la nueva mina subterránea Chuquicamata, a la par se fueron ejecutando las demás obras de ingeniería previstas en el proyecto para poder acercarse a lo inicialmente previsto y se logre acondicionar la infraestructura y obras de ingeniería. Si bien es cierto, que este coloso minero inició sus operaciones en Abril del 2019, su inauguración formal se produjo en el mes de Agosto de 2019[7].

Sin duda alguna, en este punto, resulta pertinente destacar que a más de un año de la puesta en operación de la Mina Chuquicamata Subterránea[8], esta haya entregado resultados bastante positivos de producción. En el pasado año 2019, Chuquicamata aumento su producción en 65, 000 toneladas. Recordemos que según los especialistas de la estatal Chilena, se tienen identificadas cerca de 4.000 millones de toneladas. En base a esto último, es que se considera que este yacimiento es más rentable de ser explotado bajo la modalidad subterránea[9]. Afortunadamente, y lo decimos con categoría y claridad meridiana, Codelco emprendió a tiempo un gran cambio audaz y decisivo que trascenderá las siguientes generaciones. Como era de esperar, de haber Codelco continuado bajo su tradicional operación a tajo abierto, se hubiera marcado el fin de este gigante minero al dejar de ser rentable pasando a ser un gran pasivo para el fisco chileno.

Pues bien, como hemos podido dar fe, atendiendo a lo expuesto a lo largo del presente trabajo, todo lo referente al portento minero de clase mundial Chuquicamata Subterránea es asombroso[10]. Con estas bondades descritas y los tremendos retos a futuro[11], es que Codelco quiere mantenerse más vigente y portentoso que nunca. Quien diría que después de tantos años de operación, una grandiosa y revolucionaria transformación audaz le devolvería a Chuqui la grandeza y esplendor que generó el primer día que se puso en marcha la operación original. De acuerdo a lo expuesto, podemos decir, que era imposible que Codelco renuncie a la “joya de la corona” que le había brindado grandes motivos de orgullo a la nación sureña por más de cien años. Ahora, y estando en operación Chuqui subterránea, es evidente que en la nueva mina de Chuquicamata se seguirá operando en simultáneo el tajo abierto y la mina subterránea.

Desde luego, que esta transición, hasta el cierre del tajo abierto, tomará alrededor de siete años para alcanzar su máxima capacidad productiva prevista de 140.000 toneladas por día, lo que significará una producción de 366,000 toneladas de cobre fino y más de 18,000 toneladas de molibdeno fino al año[12]. Finalmente, no queremos concluir el presente trabajo sin dejar de destinar nuestras palabras de admiración para con esta joya de ingeniería única en su género[13], para resaltar la firme voluntad del gigante minero mundial Codelco de emprenderla y de poner en alto relieve el gran aporte e inspiración que este magno proyecto aporta al sector minero mundial, al haber permitido que el ingenio y determinación puedan imponerse a los obstáculos técnicos y problemas del terreno.

Maravillas arquitectónicas como la de Chuqui, nos permiten soñar con ver operaciones mineras cada vez más audaces, modernas, sustentables y de explotación eficiente que ponen la valla muy alta para aquellas operaciones mineras que al igual que Chuquicamata Subterránea deben de transformarse para tener mejores resultados económicos con procesos eficientes. Hechos sin precedentes como los que protagonizó Chuqui, no hacen más que atestiguar el gran despertar de este gigante minero de clase mundial que hoy en día brilla y asombra al mundo minero.

 

[1]   Uno de los aspectos más importantes que se puede resaltar de este portento minero, es que esta operación minera garantiza una vida útil cercana a los 40 años. De acuerdo a los especialistas del sector minero, Chuquicamata era hasta hace poco la mayor operación minera a tajo abierto del mundo. Pero, ya venía siendo tiempo de modernizarla y adaptarla a las nuevas técnicas de extracción actual con el propósito de facilitar la explotación del yacimiento.

[2] El block caving, es un método de explotación minera de bajo costo que consiste en minar un cuerpo de mineral y luego permitirle colapsar bajo su propio peso, un proceso que abre el acceso a depósitos más profundos. En esta línea, se crea un corte en todo el tamaño del yacimiento que induce al mismo a fragmentarse naturalmente por la gravedad”.

[3]   Es innegable, que con este paso trascendental, la competitiva minería chilena llegaba a brindar un salto exponencial dentro del concierto minero mundial, al lograr reposicionar a la gigente cuprífera Codelco entre las productoras de cobre más competitivas y rentables del mundo.

[4]   Hoy en día, Chile cuenta con un gran horizonte en lo que a minería se refiere, tanto por sus reservas, posición estratégica minera y su calificación internacional como destino atractivo para la actividad minera. En este escenario, el gran avance tecnológico y operativo mostrado por la gigante cuprífera Codelco con el desarrollo del coloso de Chuquicamata será el derrotero para las demás operaciones mineras en el país. En esta línea, no se debe de soslayar la enorme magnitud del trabajo detrás de esta obra faraónica.

[5]   En ese derrotero, cabe reproducir las convenientes palabras del Ex Presidente Ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, cuando se pronunció sobre la ingeniería del proyecto indicando lo siguiente: “Este proyecto se inició a mediados de los años 90 con la etapa de exploración, con casi 150 mil metros de sondajes. Implicó un ciclo de 18 años de inversiones desde la etapa de perfil que iniciamos en 2002 hasta el inicio de la producción, en 2019 (…).

[6]  Esto último con más de 898 metros desde el fondo del tajo actual y más de dos kilómetros desde la superficie. Ovbiamente, el proceso de explotación subterránea, que actualmente se desarrolla en este portento de clase mundial, progresivamente irá permitiendo un nivel de producción más moderno, práctico, eficiente y sostenible; Toda vez que esta división ha proyectado reducir en 97% la emisión de material particulado (PM10).

[7]   Es así, que esta mina operó con normalidad desde Agosto del 2019 hasta 20 de Junio del 2020, fecha en la que paralizó actividades por la pandemia del Covid-19. Afortunadamente, en la quincena del mes de Agosto del año en curso las actividades se reanudaron.

[8] En este orden de ideas, y a más de un año de haberse puesto en marcha este yacimiento minero, resulta pertinente especificar que el objetivo planteado por la alta dirección del gigante cuprífero chileno es ir incrementando su capacidad de producción hasta alcanzar las 140 mil toneladas diarias dentro de los siguientes siete años. Todo un reto para un mega proyecto faraónico que tomó entre 15 y 18 años en concretarse desde su primera ingeniería. Indudablemente, en esta carrera por lograr la subsistencia de Chuqui (como es llamado con cariño por los chilenos) se impuso la visión de futuro sobre el actual esquema tradicional.

[9]  Aunque, debemos tener en cuenta que si bien es cierto Chuquicamata goza de ingentes reservas, también debemos ser conscientes que el proceso de incremento productivo de esta mina, al ser subterránea, es totalmente distinto al de un yacimiento a tajo abierto. Esto es así, debido a que la mina subterránea requiere un periodo muchísimo más largo de adaptación para alcanzar toda su capacidad de producción máxima.

[10]  Ya que cuenta con una gran inversión record de más de US$5,500, con una extensión de más de 898 km2 desde el fondo del tajo actual y más de un kilómetro desde la superficie; 142 km2 de túneles proyectados, modernos y sofisticados sistemas de ventilación colosales, considerados los más sorprendentes del mundo. A la par, este portento minero cuenta con cinco rampas de inyección de aire limpio, dos piques de extracción de aire y un sistema de transporte por fajas que tiene una extensión total de 15 km. Asimismo, queremos resaltar que este gran mastodonte minero ha proyectado crear e incrementar gradualmente alrededor de 13,000 puestos de trabajo en la etapa de mayor apogeo de la ejecución del proyecto hacía el 2026.

[11] Es así, que durante la construcción del proyecto se generaron 3.767 empleos. Al mismo tiempo, se ha previsto generar un máximo de 4.837 empleos durante la etapa de operación.

[12] En este orden de ideas, es de destacar con respecto a las grandes ventajas arrojadas por este gigante minero que el abajo del tajo se ha podido cuantificar cerca de 1.700 millones de toneladas en reservas de mineral de cobre (con una ley de 0,7%) y de molibdeno (502 ppm), los mismos que representan más de 60% de lo explotado en los últimos 90 años de operación contínua de la mina. En este punto, y como era de esperar, la opción técnica y económica recomendaba que esta mina explote esas reservas bajo explotación subterránea.

[13] Esta impresionante infraestructura minera, cuenta en el interior con un área de 15.000 m2, por cada nivel, los mismos que disponen de distintos ambientes tales como oficinas, salas de reuniones, salas de capacitación, policlínicos, casinos, talleres para mantenimiento, polvorines, sub-estaciones eléctricas, bodegas, bombas de petróleo, bombas de hormigón y sistemas de tratamiento de aguas servidas, sistemas de drenajes, área destinada al estacionamiento de buses y camionetas, áreas de refugio, ambientes con servicios higiénicos, entre otros. En la superficie, esta mina cuenta con alrededor de 14.000 m2 para destinarlos a áreas de oficina, casino, sala multi-propósito, salas de control, casas de cambio, instalaciones de soporte, entre estas: estacionamientos, bodegas, talleres, policlínicos, polvorines, sub-estaciones eléctricas, tanques de almacenamiento de petróleo, estación de combustible, sistemas de tratamiento industrial de agua potable, planta de tratamiento de aguas servidas, entre otras.

Imagen extraída de:

https://www.reporteminero.cl/noticia/noticias/2019/09/codelco-abre-postulaciones-internas-a-chuquicamata-subterranea


Related Posts

Podcast más reciente