12 de Diciembre del 2017

Ataque Bomba en el corazón de Nueva York

El pasado lunes 11 de diciembre del 2017, una explosión remeció por la mañana la Terminal de Autobuses de la Autoridad Portuaria de Nueva York, uno de los centros de transporte más concurridos de la ciudad, y la policía dijo que detuvo a un sospechoso que estaba herido, mientras bomberos reportaron cuatros personas con heridas leves de las cuales ninguna corre riesgo de muerte.

La explosión tuvo lugar poco antes de las 07.30 am, una de las horas de mayor circulación en el centro neoyorquino, exactamente en la calle 42 y la Octava Avenida en un pasillo subterráneo que conecta las estaciones de Port Authority y Times Square; siendo un horario de máxima concentración de pasajeros, y en el mayor nudo de transportes de la ciudad.

La prensa local indicó que se trato de una explosión de una bomba artesanal que no logró la denotación deseada y solo causó cuatro heridos, entre ellos el mismo sospechoso que fue trasladado al Hospital Bellevue y que está bajo custodia policial.

El supuesto responsable del atentado terrorista fue identificado como Akayed Ullah, de 27 años y con residencia en Brooklyn, que al parecer es originario de Bangladesh debido a que lanzó gritos a favor del Estado Islámico. Este sospechoso llevaba la bomba artesanal sujeta a su cuerpo y la policía lo desnudó para poder sacársela.

El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, confirmó que las autoridades están considerando el hecho como un intento de atentado terrorista: “El individuo no tuvo éxito en su propósito”, afirmo. Además, el jefe de la Policía de Nueva York, James O’Neill, señaló que el sujeto “hizo detonar a propósito” el artefacto explosivo, lo que confirma la hipótesis del atentado.

El sospechoso ha confesado a la Policía que elaboró el dispositivo explosivo en su lugar de trabajo. CNN, cadena de televisión, informa que Akaued Ullah ha sido taxista; por tal motivo, no está claro cuándo se hizo taxista.

El incidente provocó un caos gigantesco en el centro de Manhattan, donde se ubican las estaciones afectadas, ambas en la calle 42, que fueron desalojadas y acordonadas por la policía. Hasta once líneas de metros pasan por ellas, además de los miles de autobuses que cada día llegan desde Nueva Jersey a la estación de Port Authority y de los miles de transeúntes que llegan en tren a la estación de Grand Central y que después se trasladan hasta estas estaciones para seguir su recorrido. Una bomba en el metro “es una de nuestras peores pesadillas”, reconoció el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, pero “la realidad fue mejor de lo que nos temíamos”.

Los metros y trenes no están deteniéndose por el momento en las estaciones de la zona, que fueron evacuadas; y la calle 42 y la Octava Avenida han sido bloqueadas. La estación de buses de la Autoridad Portuaria también fue evacuada y la circulación en varias calles y avenidas han sido bloqueadas.

 

Comentarios