05 de Octubre del 2018

El acosador sexual solapado. ¡Que no quede huella!

Cada vez que tengo la posibilidad de expresar mi opinión sobre el acoso sexual laboral, normalmente digo que el peor acosador no es el que te hostiga abierta y directamente. Yo diría que este acosador es poco inteligente, como que te deja las pruebas en bandeja para que vayas y lo denuncies. De este tipo de acosador no me voy a pronunciar, sino de ese que es solapado y no quiere dejar huella y por tanto muy peligroso. ¿Cómo así?

Este acosador sexual laboral no es cualquier improvisado, sabe perfectamente que acosar es un acto de violencia y que, dentro de cualquier organización, trae sanciones que pueden ir hasta la terminación de la relación laboral. Este acosador sabe de Códigos de Conducta y, por tanto, de Compliance. Sabe lo que hace, aparenta ser una persona de bien, sin embargo, es un acosador encubierto que cree que está en el límite, sabe perfectamente cómo caminar sin cruzar la línea, aunque, claro, a veces la cruza, pero inmediatamente regresa.

Su víctima al principio no se da cuenta de su verdadera intención, este acosador es muy buena onda con ella, muestra mucha preocupación y empatía por su víctima, es así que comienza a ganarse su confianza. Parecería que el acosador va ganando el partido, es entonces cuando comienza a caminar en el límite, sabe que no puede dejar nada por escrito y tampoco puede expresarlo verbalmente, entonces comienza a usar el lenguaje no verbal, primero con las miradas que va regulando como si se tratara de un ecualizador, pero directas, y luego va aumentando su fuerza hasta  llegar a esas miradas con lascivia que hace que su víctima se sienta desnuda.

Luego, en algunas ocasiones, se acerca demasiado a su víctima incomodándola, haciendo, además, comentarios que parecerían que están en el límite y cuando su víctima le hace algún reclamo sale con la típica respuesta de que “está bromeando”.

Es como un juego, está tanteando a su víctima. Este acosador cuando se ve muy expuesto, porque claro, como lo he dicho anteriormente, se cruza la línea (no es perfecto), entonces, inmediatamente, regresa y hace como si nada hubiera pasado y comienza a mostrar indiferencia, tiene que confundir a su víctima. Luego aparece dejando der ser el acosador encubierto y regresa a su rol de compañero de trabajo muy profesional. Este patrón de conducta se repite cíclicamente por meses, incluso por años.

¿Qué pasa entonces con la víctima? Ella comienza a darse cuenta de que estaría siendo acosada, pero al mismo tiempo piensa que a lo mejor está exagerando o que ella tiene algo de culpa (no la tiene por supuesto), además cree que se encuentra en un problema porque no tiene pruebas indubitables para ir a denunciar. Recordemos que este acosador es un profesional en el tema, no ha dejado huella. La víctima tiene miedo a la represalia y que sea  la única que termine perdiendo en todo esto. ¿Qué hace entonces la víctima?: Calla y decide actuar como si no pasara nada. ¡Qué presión! Sí, la víctima hace su mejor actuación, aunque la pasa mal.

Esta es una historia más de las muchas que a diario pasan en nuestro país y simplemente quedan en el anonimato y en el “no pasa nada”, porque algunos acosadores laborales encubiertos siguen en sus posiciones y otros avanzan en sus carreras. Es sabido que las víctimas de acoso sexual laboral no denuncian por temor a represalias o falta de información.

Según “(…) estadísticas del Servicio de Defensa y Asesoría Legal del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, en el 2015 se atendieron 235 consultas sobre hostigamiento sexual, la cifra más alta consignada respecto de los últimos cinco años; en paralelo, los registros de consultas telefónicas asistidas en la Línea 100 del Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual, durante el 2014, 2015 y 2016, reportaron un total de 40 casos de personas afectadas por hostigamiento sexual en el lugar de trabajo. El hostigamiento sexual ocurre con frecuencia, estas cifras no reflejarían la magnitud del problema dado que las víctimas no suelen denunciarlo (…)” [1]

Entonces, cabe preguntarnos qué pasa con aquellas víctimas que sí quieren denunciar, pero no están seguras si lo que experimentaron califica como acoso sexual laboral, como el caso que expongo en mi ejemplo anterior, y si, además, no tienen pruebas indubitables para hacer la respectiva denuncia. Sería la palabra de la víctima contra la de su victimario.

Es interesante visitar el link “trabajasinacoso.trabajo.gob.pe” del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo donde hay un test para poder detectar si alguna persona ha sido o está siendo víctima de acoso sexual laboral. Dentro de las preguntas de este test encontramos las siguientes: “(…) ¿has sentido que alguien te mira de manera lujuriosa? (…)” (…) ¿se te ha acercado demasiado generando una situación desagradable para ti? (…)”.[2]

Luego encontraremos dentro de este mismo link una Guía Práctica para la prevención y sanción del hostigamiento sexual en el lugar de trabajo en el sector privado y público. En esta guía vamos a encontrar ejemplos de las manifestaciones del acoso sexual laboral, entre ellos, las conductas no verbales como: miradas de naturaleza o connotación sexual y acercamientos corporales.

Hasta acá podemos concluir que lo que le pasó a la víctima de mi ejemplo anterior es un caso típico de acoso sexual laboral, manifestado a través de conductas no verbales. Ahora lo retador será ver cómo podemos denunciar si no hay pruebas.

En esta guía práctica vamos a encontrar un ítem que se denomina “El valor de la palabra”. “(…) La Corte Suprema de Justicia de la República estableció ciertos elementos probatorios que deben analizarse al momento de valorar la declaración de la víctima por actos de violencia sexual. Así, el Acuerdo Plenario N° 02-2005/CJ-116 ha establecido que al tratarse de las declaraciones de una persona agraviada, incluso cuando esta sea el único testigo de los hechos, su testimonio puede ser considerado prueba válida para debilitar la presunción de inocencia del/la presunto/a agresor/a .

Estos elementos resultan plenamente aplicables en los casos de hostigamiento sexual en el ámbito laboral. Por ello, a continuación se presentan los elementos que deben tomarse en cuenta al momento de valorar la declaración de la víctima en casos de hostigamiento sexual: (i) Evitar valoraciones parcializadas sobre la declaración de la víctima, (…)no se debe suponer que el testimonio ha sido realizado por motivos de enemistad, resentimiento o venganza contra la persona acusada, (ii) otorgar credibilidad a la declaración de la víctima (…) y (iii) Considerar la persistencia de la víctima en su acusación (…)” [3]

Si el acosador sexual laboral encubierto pensaba que al no dejar huella podía librarse de alguna denuncia o, mejor dicho, de alguna sanción por acoso sexual laboral, pues déjenme decirles que no sería así por lo que les acabo de explicar. Es importante que estos acosadores encubiertos y las empresas y cualquier organización sepan que la palabra de la víctima puede ser valorada como prueba dentro de un proceso de investigación de acoso sexual laboral, aunque sea lo único que tenga la víctima para sustentar su denuncia. No dejemos que el desconocimiento nos haga pensar que no se puede hacer nada.

Tomemos conciencia de esta situación que tanto daño nos hace, no nos quedemos con los brazos cruzados, hagamos algo desde nuestras posiciones y no seamos indiferentes. Esta vez escribí sobre el acosador sexual laboral encubierto…¡Continuará!

 

[1] MINISTERIO DE TRABAJO Y PROMOCIÓN DEL EMPLEO. (2017). Trabaja sin acoso. Guía práctica para la prevención y sanción del hostigamiento sexual en el lugar de trabajo en el sector privado y público., p.6.

[2] MINISTERIO DE TRABAJO Y PROMOCIÓN DEL EMPLEO. “trabajasinacoso.trabajo,gob.pe”

[3] MINISTERIO DE TRABAJO Y PROMOCIÓN DEL EMPLEO. (2017). Trabaja sin acoso. Op.cit., p.49-50

Milagros Gómez-Sánchez Canani

Abogada reconocida por “The Legal 500 GC Power List Peru” como una de las más influyentes e innovadoras “in house counsel” de la región. Especialista en Derecho Corporativo con más de 15 años de experiencia en asesoría legal en empresas líderes globales.

Comentarios