09 de Agosto del 2017

La voz latinoamericana contra el régimen no democrático de Venezuela

 

El día de ayer, martes 8 de agosto, se pronunciaron algunos Ministros de Relaciones Exteriores y representantes de 17 países de América Latina en contra del régimen de Nicolás Maduro. El encuentro se dio en el Palacio de Torre Tagle en Lima y asistieron representantes de Chile, México, Canadá, Argentina, Colombia, Brasil, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Honduras y Paraguay, entre otros.

 

Los países latinoamericanos alzaron su voz para condenar la ruptura del régimen democrático en Venezuela, el no reconocimiento de la Asamblea Nacional Constituyente, la violación sistemática a los Derechos Humanos, a las libertades fundamentales, la violencia, la represión, la persecución política, la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres bajo observación internacional; así mismo, se formalizó el compromiso de las cancillerías de mantener en seguimiento a Venezuela hasta que la democracia sea restablecida.

 

El no ingreso de alimentos y medicinas en apoyo al pueblo venezolano detonaron la preocupación por el paso de una crisis política a una crisis humanitaria que vive el pueblo venezolano.

 

El país vive en olas de protestas en las que ya se han perdido más de un centenar de personas, de destitución de cargos a funcionarios que se pronuncian contra el régimen del presidente Maduro, esto último ha pasado este sábado con la Fiscal General de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, a quien se le menciona en la Declaración de Lima y se emite una solicitud de acatamiento a las medidas cautelares de protección que acordó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para protegerla.

 

La ONU ya se ha pronunciado sobre las torturas que se llevan a cabo en ese país, entre estas están: uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva, detenciones arbitrarias  contra los manifestantes (aproximadamente 5.051 personas de las que seguirían detenidas más de 1.000), torturas durante protestas con tratos crueles, inhumanos o degradantes.

 

En ese sentido, el alto comisionado de la ONU, Zeid Ra’ad al Hussein, denunció el uso de los siguientes métodos de tortura en el régimen venezolano:

– Choques eléctricos.
– Colgar a los reos de las muñecas durante periodos prolongados.
– Asfixiarlos con gases.
– Amenazarlos con la muerte
– Amenazarlos con la violencia sexual a ellos y a sus familiares.

 

Entre tanto, nuestro canciller, Ricardo Luna, se pronunció para destacar que se persiste con la Declaración de Lima en aplicar la Carta Democrática Interamericana a Venezuela.

 

La Declaración de Lima es una fuerte expresión del rechazo a la situación antidemocrática venezolana e invita a que más países se sumen.

 

Esta implica:

  1. Condenar la ruptura del orden democrático en Venezuela
  2. No reconocer a la Asamblea Constituyente
  3. Darle el pleno respaldo a la Asamblea Nacional(opositora) electa democráticamente.
  4. Reconocer solo los actos jurídicosque apruebe y valide la Asamblea Nacional (opositora).
  5. Condenar la violación a los derechos humanos, a las libertades fundamentales, violencia y represión.

 

Luis Videgaray, el canciller de México, explicó los alcances reales que tendrá este acuerdo. Si Venezuela solicita contratación de endeudamientos, empréstitos, concesiones o acuerdos con los gobiernos nacionales de los países firmantes lo tendrá que hacer a través de la Asamblea Nacional (opositora). De no ser así, no se va a validar los contratos que sean aprobados por la Asamblea Constituyente de Maduro.

 

Con estas medidas se busca llevar al límite al gobierno chavista y llegar a una salida negociada para solucionar la crisis política y económica.

 

Comentarios