30 de Marzo del 2018

Rusia expulsa a 60 diplomáticos estadounidenses y cierra el consulado de EEUU en Rusia

El jueves 29 de marzo del presente año, el gobierno ruso, liderado por Vladimir Putín, comunicó al embajador de Estados Unidos en Rusia, John Huntsman, la decisión de expulsar de su territorio a sesenta (60) diplomáticos estadounidenses, seguido del cierre del consulado estadounidense en la ciudad de San Petersburgo cuyas instalaciones deberán ser desocupadas a más tardar el 31 de marzo. Asimismo, se hizo mención que en los próximos días se tomarán medidas simétricas con otro grupo de países.

 

Es de conocimiento público que cincuenta y ocho (58) de los diplomáticos estadounidenses expulsados trabajan en la Embajada en Moscú, mientas que, los dos (2) restantes ejercen sus funciones en el consulado general de Yekaterimburgo. Los mencionados diplomáticos han sido calificados como “personas no gratas” y  dispondrán del plazo de una semana para abandonar el territorio ruso.

 

Las medidas adoptadas se originan en el marco del conflicto que envuelve a ambos países por el envenenamiento al ex agente doble Sergei Skripal y a su hija el pasado 4 de marzo en Salisbury, Reino Unido. Skripal fue un militar de inteligencia rusa que se desempeñó como doble agente revelando información rusa para el gobierno británico. Posteriormente, fue acusado, juzgado y condenado por el delito de alta traición en Rusia. Sin embargo, no cumplió con la totalidad de su condena, debido a que fue liberado junto a otras tres (3) personas a cambio de 10 espías de Rusia arrestados por el FBI en el intercambio acontecido en Viena desde donde se trasladó en avión hacia el Reino Unido.

 

Diversos países reaccionaron responsabilizando a Rusia por el atentado contra la vida del referido ex agente y su hija provocando la expulsión en bloque, en más de dos decenas de países, de diplomáticos rusos. Gran Bretaña fue el pionero al expulsar 23 diplomáticos ruso, no obstante, las acciones del Gobierno de Estados Unidos son las más comentadas al expulsar de su territorio a 48 diplomáticos y doce representantes rusos ante la ONU, así como, el cierre del  consulado general ruso en Seattle, Washington, alegando su proximidad con una de sus bases de submarinos y la fábrica de aviones, helicópteros, misiles y satélites Boeing.

Además del ataque químico en Reino Unido, a Rusia se la responsabiliza de interferir en Europa y en Estados Unidos con el ánimo de dinamitar la confianza en las instituciones, algo que el Kremlin siempre niega.

 

En declaraciones dadas por el  presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se menciona que no se descartan medidas adicionales en los próximos días o semanas, incluidas más expulsiones en este marco común de la UE.

 

 

Fuentes consultadas:

Comentarios